Lenguas tonales

La mayoría de las lenguas habladas en el mundo son lenguas tonales. En las lenguas tonales resulta fundamental la altura de los tonos. Pues la diferencia entre una u otra altura va a determinar el significado de palabras o sílabas. Así que el tono está firmemente ligado a la palabra. Una gran parte de las lenguas de Asia son lenguas tonales. Chino, tailandés y vietnamita, por ejemplo, pertenecen a esta categoría. También en África existen diferentes idiomas tonales. Asimismo, muchas lenguas indígenas de América son lenguas tonales. En general, las lenguas indoeuropeas solo contienen algunos rasgos tonales. Así sucede en sueco o serbio. El número de contrastes tonales varía según la lengua en cuestión. En chino existen cuatro tonos diferentes. Por tanto, la sílaba ma puede tener cuatro significados distintos.

Que son madre, cáñamo, caballo y abroncar. Es interesante destacar el hecho de que las lenguas tonales tienen un efecto en nuestro sentido del oído. Investigaciones sobre el oído absoluto así lo han demostrado. El oído absoluto es la capacidad de identificar exactamente un tono o una nota sin ninguna referencia. En Europa y Norteamérica esta habilidad es muy poco frecuente. Las personas con oído absoluto no llegan a una de cada 10.000. Sucede algo muy distinto con los hablantes nativos de chino. La proporción de los que poseen esta capacidad tan especial se multiplica por nueve. De niños todos poseemos un oído absoluto. Lo necesitamos para aprender a hablar correctamente. Por desgracia, la mayoría de las personas lo pierden más tarde. Por supuesto, la variación tonal es algo muy importante también en la música. Esto es particularmente cierto en las culturas donde se hablan lenguas tonales. Los hablantes deben seguir la melodía con mucha exactitud. ¡Si no una hermosa canción se acaba convirtiendo en una melodía sin sentido!