¿Existe una gramática universal?

Cuando aprendemos un idioma, aprendemos también su gramática. En el caso de los niños que aprenden su lengua materna, esto sucede automáticamente. Los niños no se dan cuenta de todas las reglas que implícitamente aprende su cerebro. Esto no es óbice para que ellos aprendan su lengua natal correctamente desde el primer día. Existen muchas lenguas, por eso existen también muchas gramáticas. ¿Existe, sin embargo, una gramática universal? Esta cuestión mantiene ocupados a los lingüistas desde hace tiempo. Estudios recientes podrían dar una respuesta. Porque los investigadores del cerebro han hecho un interesante descubrimiento. Durante un experimento, los sujetos tenían que aprender reglas gramaticales. Los sujetos del estudio eran personas que estaban aprendiendo algún idioma. Estudiaban japonés o italiano. La mitad de las reglas gramaticales se habían inventado.

Pero los sujetos no estaban al tanto de esto. Tras el aprendizaje, a los estudiantes se les mostraron distintas frases. Los sujetos tenían que decidir si las frases eran correctas. Mientras consideraban las frases, se analizó su cerebro. O sea, se midió la actividad de sus cerebros. De este modo se pudo determinar su reacción cerebral ante las frases. ¡Y parece que nuestro cerebro reconoce las estructuras gramaticales! Cuando se procesa el habla, están activas determinadas zonas cerebrales. El área de broca es una de ellas. Está localizada en el hemisferio izquierdo. Cuando los estudiantes se enfrentaron a las reglas reales, el área de Broca daba muestras de gran actividad. Con las reglas inventadas, la actividad era considerablemente menor. Así que pudiera ser cierto que todas las gramáticas partan de una base común. Tal vez respondan a los mismos principios. Y estos principios serían innatos…