Lengua artificial: Esperanto

El inglés es la lengua más importante de la actualidad. Su empleo sirve para que hombres y mujeres se entiendan en todo el mundo. Pero hay otras lenguas que también buscan ese objetivo. Por ejemplo, las lenguas construidas o artificiales. Las lenguas artificiales han sido deliberadamente creadas y desarrolladas. Existe una finalidad en virtud de la cual esas lenguas son construidas. En las lenguas artificiales se mezclan elementos de diversos idiomas. Por lo que su aprendizaje debería resultar sencillo al mayor número posible de personas. El objetivo de una lengua artificial es la comunicación internacional. La lengua artificial más conocida es el esperanto. El esperanto surgió en 1887, en Varsovia. Su creador fue el médico Ludwik L. Zamenhof. Zamenhof creía que los problemas de comunicación representaban la causa principal de desavenencias entre los hombres.

Por ello, deseaba crear un idioma capaz de unir a la gente. Una lengua que permitiese a las personas hablar en igualdad de condiciones. El seudónimo del médico era Dr. Esperanto, el Dr. Esperanzado. Pone de manifiesto cuánto creía el doctor en su sueño. Sin embargo, el anhelo de una comprensión universal es mucho más antiguo. Hasta la fecha han sido numerosas las lenguas artificiales creadas. Su desarrollo se ha relacionado siempre con objetivos como la tolerancia y los derechos humanos. El esperanto es hoy una lengua con hablantes en más de 120 países. Pero al esperanto también se lo ha criticado. Porque, por ejemplo, el 70% de su léxico procede de lenguas románicas. Y, en cualquier caso, se trata de una lengua muy influida por la familia indoeuropea. Los hablantes de esperante intercambian impresiones e ideas en congresos y asociaciones. De forma regular se organizan encuentros y conferencias. En fin: ¿tienes ganas de oír un poco de esperanto? Ĉu vi parolas Esperanton?-Jes, mi parolas Esperanton tre bone!